¿Qué es el Grupo Kodama? 

Creemos que el fin último del ser humano es la aceptación y disfrute de su estado natural de felicidad y plenitud, y que cada actividad que realiza en el marco de esta experiencia humana debería tener como propósito final la vivencia de este estado natural.

Por esto creamos este organismo viviente que es el Grupo Kodama, bajo el paradigma de las empresas turquesa, buscando facilitar la transición de la ciudad al campo, promoviendo la experiencia de unidad, plenitud y bienestar.

¿Por qué regresar al campo?

Porque estamos convencidos que las ciudades no ofrecen un sistema de soporte a las necesidades vitales de sus habitantes tales como: agua, comida, condiciones sanitarias, tratamientos médicos terapéuticos y mucho menos la posibilidad de generar relaciones fuertes con la comunidad les rodea.

Hemos sido testigos de cómo ha nacido un movimiento de personas conectadas por visiones e ideales bondadosos. Reconocemos esta tendencia y nos integramos de manera propositiva buscando enriquecerla y trabajar en otros aspectos de la sociedad que se pueden sumar a este cambio de conciencia latente, por ello trabajamos activamente en la construcción de nuevos contextos que faciliten el encuentro de quienes tienen el mismo propósito.

¿Cómo lo vamos a lograr?

Para reconectar a las personas con la naturaleza hemos elegido varias formas de lograrlo, aquí te contamos cómo:

1. Acompañando la construcción de casas, conjuntos u hoteles campestres, con técnicas de construcción que vayan en armonía con el entorno y tengan un bajo impacto ambiental.

2. Conformando comunidades o asentamientos humanos que ofrezcan la posibilidad de soportar la vida de una comunidad y sacarla adelante en momentos de crisis, en los que se fomente la conexión fraterna a través de sistemas integrales de aprendizaje y seguimiento.

3. Creando modelos de eficiencia en manejos ecológicos que sirvan como ejemplo y como lugares educativos experienciales, así como modelos integrales, que contemplen temas sociales, de infraestructura y económicos, que permitan generar oportunidades para los habitantes del campo y que de esta manera puedan permanecer y experimentar una existencia plena.